Kwaidan

Kwaidan (1964)

Una antología, compuesta de cuatro historias de fantasmas: El cabello negro, La mujer de la nieve, Hoichi el desorejado, y En una taza de té. Están adaptadas de la obra Kwaidan, de Lafcadio Hearn.

A pesar de que las cuatro historias son inconexas (si no se tiene en cuenta el hecho de que todas tienen como elemento común el encuentro entre mortales y seres del más allá) comparten varios rasgos estilísticos, como el cuidado diseño de escenarios, los espectaculares fondos hechos a partir de pinturas en matte, el elaborado trabajo en los maquillajes, los clásicos efectos especiales como transparencias y superposiciones, y los colores vibrantes. El ritmo es pausado, pero adecuado en la mayoría de las ocasiones. La música de Toru Takemitsu tiene una cualidad ritualística y mística, que se ajusta perfecto a la atmósfera de la película. Las actuaciones en general son sólidas.

El cabello negro

Un samurai sumido en la pobreza decide dejar a su mujer, una humilde tejedora, para entrar al servicio de un poderoso señor de otras tierras, y casarse con otra mujer, esta vez de la realeza. Su matrimonio es infeliz, ya que él no ama a su nueva esposa, que es superficial y egoísta. Añora volver con su vieja esposa, por lo que la busca, en la vieja casa en donde vivieron juntos. Allá lo encontrará una sorpresa que nunca hubiera deseado recibir.

el cabello negro

La película abre con pie fuerte, con la que es la más macabra de las cuatro historias. Está muy bien lograda la transición del romance al horror. La casa ruinosa, sumida en la penumbra, las angulaciones inclinadas, los efectos de sonido y la música crean un ambiente en donde se siente la podredumbre y la pesadez de la muerte.

La mujer de la nieve

Un leñador llamado Minokichi se queda atrapado en medio de una tormenta de nieve junto con su mentor, Mosaku. Entran a una cabaña desierta. Allí, se les aparece una mujer fantasmal, quién mata al viejo Mosaku, pero le perdona la vida al joven Minokichi, con la condición de que no le cuente a nadie lo que ocurrió. Los años pasan y Minokichi se casa con una mujer llamadaa Yuki. Todo parece normal, hasta que los aldeanos notan que, a pesar de los años, y de haber tenido tres hijos, Yuki parece no envejecer.

mujer nieve

En contraste con el segmento anterior, La mujer de nieve parece más un cuento de hadas macabro, lleno de exuberantes coloridos. El contraste entre los colores que predominan en determinadas escenas es maravilloso. El azul y el blanco adquieren una connotación mortífera, helada, en comparación al resto, que emanan calidez, comodidad y paz.

mujer nieve pinturas

La puesta en escena es deliberadamente irrealista y artificiosa, con el propósito de crear una sensación de ensoñación. Éste bien podría ser el mejor cuento de los cuatro.

Hoichi el desorejado

Hace muchos años, tuvo lugar una gran batalla en el mar, que acabó con el clan de Heike. Cerca de las tumbas de los miembros del clan, se construyó un templo, en el que extrañas cosas pasan. Hoichi, un músico ciego, tiene un talento excepcional para recitar esta historia, acompañado de las notas de su biwa. Una noche, un guerrero lo invita a cantar para una importante familia real, por lo que Hoichi accede. Se escapa todas las noches del monasterio en donde vive, para cantar La historia de los Heike a la corte. Por las mañanas vuelve cada vez más pálido y demacrado, y duerme todo el día. En el templo temen que esté siendo poseído por espíritus iracundos.

hoichi cantando

El cuento más largo de todos tiene un trasfondo épico. Conserva el colorido del segmento anterior, pero bajado ligeramente de tono. Las escenas de batalla son portentosas, la música y lírica del poema de los Heike, y la inclusión de ilustraciones japonesas antiguas acentúa el carácter legendario de la historia. La historia tiene un tono algo más ligero que las dos anteriores (en parte debido a la inclusión de los personajes sirvientes, y al final “feliz”), pero al mismo tiempo contiene uno de los momentos más escabrosos y sangrientos.

A pesar de su majestuosidad, este segmento se siente demasiado largo, en especial durante la mitad. Al volverse redundante, pierde un poco de fuerza. El ritmo llega a flaquear. Por fortuna, los eventos que dan pie a la conclusión del cuento remedian esta situación.

hoichi inscripciones

En una taza de té

Al acabar la historia de Hoichi el desorejado, la película cambia de época al año 1900, en una especie de preludio al último cuento, donde se menciona que éste quedó inconcluso. El último cuento habla de un hombre que ve un fantasma en una taza de té. Cuando el fantasma se le aparece, intenta luchar con él. Es el más “flojo” de los cuatro (además que luego de dos horas y media de metraje, el cansancio se empieza a sentir), por fortuna su brevedad, sus entretenidas peleas de artes marciales y su naturaleza de “cuento dentro de un cuento” evitan que se torne aburridor. El epílogo, en pleno siglo XX, es insuperable.

kwaidan epilogo

Esto es, a grandes rasgos, esta genial antología de historias de fantasmas. Narra varias historias del folclor de Japón de manera visualmente deslumbrante, suntuosa y elegante, y si bien tiene sus pequeños defectos (más que todo en cuanto a la duración), merece ser incluida dentro de las grandes obras de su autor.

 

Advertisements

Jōi-uchi: Hairyō tsuma shimatsu

Rebelión (1967)

Isaburo Sasahara es un vasallo del señor feudal del clan Aisu. Él y su esposa llevan un matrimonio arreglado, sin amor. El hijo de ellos, Yogoro, está en edad de casarse, por lo que le ordenan contraer matrimonio con Ichi, la ex-concubina del señor feudal. Ella le había dado un hijo al líder del clan, por lo que no la reciben de buena manera. A pesar de esto, pronto la relación entre ella y Yogoro florece, y tienen una hija, Tomi. Ichi empieza a ser apreciada de igual manera por Isaburo. Sin embargo, el heredero legítimo del señor feudal muere, por lo que el hijo que él tuvo con Ichi se convierte en el nuevo heredero. Por lo tanto, la obligan a volver al castillo, al lado del daimyō. Isaburo y Yogoro deberán decidir, si entre dejar que ella permanezca con el señor feudal, o traerla de vuelta, aunque les cueste el prestigio de su familia, y hasta la vida.

Al igual que en su obra más conocida, Harakiri, Kobayashi cuestiona el código de honor de los samuráis y de la sociedad de aquel entonces, y muestra la represión y las trágicas consecuencias de ir en contra del orden social establecido. El ritmo lento aumenta la sensación de tensión, que va en crescendo a medida que la situación se torna cada vez más angustiosa. Los juegos entre luces y sombras enfatizan el turbio clima moral de la trama. Las composiciones meticulosas, casi pictóricas, están muy bien logradas. Destaca el uso de freeze-frame en la escena del flashback, así como los frecuentes close-ups extremos, que acentúan el dramatismo. La música destaca, al aparecer solo en ocasiones limitadas, y utilizar exclusivamente instrumentos japoneses tradicionales.

isaburo sasahara

El célebre Toshiro Mifune da lo mejor de sí, en una de sus interpretaciones más poderosas. La evolución del personaje, y su caracterización, están muy bien hechas.

Todos los personajes vivieron sus vidas apegándose al orden social, para mantener una imagen impecable ante la sociedad, a costa de su propia felicidad. Los poderosos, se aprovechaban de dicho orden para pasar por encima de los derechos de sus súbditos, quienes debían verse forzados a soportar sus abusos, para evitar perder su honor. Cuando se rebelaban contra la autoridad, eran castigados y reprimidos de manera cruel. Rebelión no es una película de escenas de acción. Las peleas son breves, pero impactantes, y están imbuidas de un carácter marcadamente fatalista. Así, de manera breve, en cuestión de instantes, van muriendo tanto rebeldes como soldados. Lo único que le importa a la sociedad y a la autoridad es mantener su imagen de respetabilidad, así cometa actos inmorales.

isaburo yogoro ichi

“Mi suegro estaba impresionado con mi habilidad con la espada. Como líder del clan Sasahara, me pidió que me uniera a la familia, a través de un matrimonio. Pero yo no tengo más talentos. En otras palabras, soy un bueno para nada. Así que para probar mi valor, he luchado para preservar nuestro buen nombre y posición social durante estos últimos 20 años. Así que, ¿por qué estoy siendo tan obstinado? En primer lugar, por la cruel injusticia cometida. Pero más que nada, el bello amor entre ustedes me ha conmovido. ¡Nunca ha habido una pizca de amor en mi vida de casado!

Tan envolvente y cautivante como desoladora y triste, Rebelión es una tragedia de grandes proporciones, maravillosamente contada, visualmente majestuosa, y llena de una carga emocional aguda y profunda.