Bande à part

Banda aparte (1964)

Arthur y Franz son dos gángsters de pacotilla que están tomando un curso de inglés, junto con una muchacha llamada Odile, de la cual están enamorados. En la casa de ella, hay una gran suma de dinero escondida en una de las habitaciones, por lo que los tres se deciden a robarla. Mientras tanto, Arthur y Franz luchan para ver quién se quedará con Odile.

Basada en la novela Fools’ Gold, Bande à part es una de las películas más accesibles (y por lo tanto más entretenidas) de Godard. Dicha novela pertenece a la serie negra, por lo que el director juega con las características típicas del género, para adaptar la historia con un tono más ligero. Aquí, experimenta principalmente con la palabra y el sonido. La infaltable narración en off (hecha por el mismo Godard) hace digresiones ocasionales, y se dirige a la audiencia directamente, rompiendo el cuarto muro. La música que suena en varios planos se calla segundos antes de los cortes, como insinuándole al espectador esa sensación de que se incluyó porque tenía que incluirse, por costumbre, por un cliché, el cual subvierte a través de su interrupción súbita. Los típicos claroscuros de los thrillers americanos son reemplazados por una iluminación natural.

arthur franz.png

Los dos personajes masculinos son unos apasionados de las películas de criminales, las cuales viven referenciando, al punto de que quieren convertir sus vidas en una de ellas.

A Bande à part no le preocupa en absoluto examinar la ambigüedad moral de sus personajes, ni la corrupción, ni la codicia, temáticas que podrían haber sido exploradas en una adaptación convencional de la novela. Básicamente, juega a ser un film noir, así como los personajes casi que juegan a cometer un crimen. Su total espontaneidad (también reflejada en el trabajo actoral) y la manera irónica en que aborda y tergiversa las convenciones del género dejan ver que no se está tomando a sí misma muy en serio que digamos. Crea una barrera para distanciarse de la audiencia, lo que puede hacer que inicialmente parezca seca, pero el hecho de crear este distanciamiento solo evidencia y afianza su carácter bromista.

parentesis.png

“Ahora podríamos abrir un paréntesis, y hablar de lo que sienten Odile, Franz y Arthur. Pero eso está bastante claro. Así que dejemos que las imágenes hablen, y cerremos el paréntesis.”

Bande à part examina principalmente la relación entre los tres personajes (que están entre los más entrañables que ha creado el director), así como la reconfiguración de su relación con el mundo que los rodea, a partir de su modo de actuar, de vivir sus fantasías. Hay un dejo de nostalgia en su atmósfera, a pesar de que deconstruye y se mofa de aquellos clásicos melodramas criminales. Es casi como si en el fondo quisiera que la vida fuera del mismo modo que una película, a pesar de repetir constantemente que no puede ser así.

Advertisements