Le beau Serge

El bello Sergio (1958)

François vuelve a su pueblo natal para pasar el invierno allí, luego de haber sufrido una enfermedad pulmonar. Allí, se encuentra con que su viejo amigo Serge tiene problemas de alcoholismo, al sentirse insatisfecho con su vida. Serge había planeado irse del pueblo a estudiar, pero no pudo hacerlo, ya que su mujer Yvonne quedó embarazada. Sin embargo, el bebé nació muerto. Ahora, ella está esperando otro hijo de Serge, pero él no parece muy entusiasmado con ello. François quiere ayudar a su amigo, a pesar de que nadie ha pedido su ayuda, y a pesar de que parece no haber esperanza para Serge. Para colmo, el par de amigos han tenido aventuras amorosas con la misma mujer, Marie, una inescrupulosa muchacha de 17 años.

Le Beau Serge constituye una de las primeras miradas a esta nueva forma de ver el cine que concibieron los franceses a finales de los 50 y principios de los 60. Chabrol tenía poco presupuesto, y decidió filmar en el pueblo donde vivió su madre. Por ello, toda locación pertenece al pueblo, en lugar de ser parte de un set. Lo mismo con la escenografía. La fotografía es bonita y sencilla, y aprovecha la luz natural (como harían todos los directores de la Nouvelle Vague). La cámara sigue de manera insistente a los personajes.

serge arrastrando nieve

En esta última secuencia en medio de la nieve, no se usa la luz natural sino la luz de la linterna que lleva el protagonista. De resto, sólo hay penumbra. El resultado es bastante agradable a la vista, en mi opinión.

De hecho resulta curioso el hecho de que Chabrol haya adaptado técnicas propias de un thriller Hollywoodense (en el manejo de cámara y el uso de la música) y la figura del “rebelde sin causa” en el marco de una historia rural. Sin embargo, era parte fundamental de la filosofía de la Nueva Ola el experimentar con este tipo de cosas. Dentro de unos años estos directores irían más lejos todavía. La película que nos ocupa narra una historia directa, al punto, y lo hace de buena manera.

serge soliloquio cementerio

“Ese bebé me arruinó todo. ¡La maldita hija de Glomaud! ¡Dos años y pude haber pasado mis exámenes! Y sin mi título. ¡Y sin mi título! Los tres pudimos haber salido de aquí. Hubiera trabajado, hecho algo de dinero. ¡Es este podrido lugar! Ese niño lo arruinó todo, ¡el niño de la puta hija de Glomaud! Todos esos niños que nacen sólo para morir…”

La película hace una crítica de las costumbres de la vida rural. Los hombres llevan vidas familiares/conyugales disfuncionales, maltratan e incluso abusan de las mujeres, se embriagan y están resignados a una vida de miseria y pobreza. Desconfían de los citadinos, creen que éstos no pueden entender su estilo de vida, y tienen un complejo de inferioridad hacia ellos. François es visto como un marginado. Él, por su parte, está anclado en su propia perspectiva de las cosas, y analiza a los habitantes del pueblo a partir de sus propios prejuicios y concepciones. Esto crea una dinámica interesante entre la gente del campo vs. la gente de la ciudad. Existe una barrera entre las dos partes.

conversacion francois serge

– “Ustedes son como animales. Como si no tuvieran un propósito en la vida.” – “¡Así es! ¿Dónde encontraríamos uno? La gente aquí gana apenas lo necesario para no morirse de hambre. La tierra… ¡Es granito! Trabajan porque no hay más que hacer.”

Esto es, en pocas palabras, Le Beau Serge. Resulta destacable por su naturalismo, porque pudo hacer lo que se propuso sin necesidad de grandes artificios técnicos o presupuestales. Tan sencilla y verosímil como bella y reflexiva. Una muy buena obra debut.

Advertisements