Sunset Boulevard

Sunset Boulevard (1950)

Joe Gillis, un aspirante a guionista asfixiado por las deudas y la falta de trabajo, conoce a Norma Desmond, una vieja estrella del cine mudo quien desapareció de la luz pública, y vive encerrada en su mansión, junto con su sirviente, Max. Desmond escribe un guión para que sea filmado por Cecil B. De Mille, y Gillis se ofrece a revisarlo y mejorarlo. Pronto, Norma convierte a Joe en su amante. Este último acepta, porque ella paga todas sus deudas, lo mantiene, y le da regalos finos.

Resulta curioso el hecho de que el personaje de Norma se queje por la introducción del sonido en las películas, diciendo que las arruinaron. El cáustico diálogo del guión ocupa un lugar central en Sunset Boulevard, dándole un tono irónico, en el cual se critica agudamente la industria de Hollywood. Hay varios elementos de la historia que parecen sacados de Drácula: un viejo palacio en donde un joven permanece recluido, una (especie de) muerta viviente atormentada por el recuerdo de viejas épocas, y un sirviente sospechoso que cumplen la voluntad de su amo hasta el final, por nombrar algunos.

sunset boulevard gothic

La mansión en donde transcurre gran parte de la película tiene una atmósfera decididamente gótica, con su decoración barroca en decadencia y sus lujos.

Hay un contraste en la manera en la que son representados los personajes más jóvenes (el protagonista, Betty), y las “figuras de cera”, aquellos actores envejecidos y olvidados. Mientras los del primer grupo actúan de forma más natural, como personas comunes, Gloria Swanson y Erich von Stroheim parecen estar personificando a dos almas en pena: la primera gesticula, vocifera, y hace muecas, mientras el segundo languidece en las sombras, estoico y callado. Los cameos de los actores de la época muda tienen igualmente un dejo espectral. La presencia de Cecil B. De Mille, a quien se le ve aún rodando películas en su vejez, no hace sino realzar este contraste, que evidencia la miseria de Norma Desmond y Max von Mayerling.

max norma monkey

Al igual que los monstruos de la tradición gótica, ellos dos también son figuras trágicas.

Siguiendo la tradición del film noir, Sunset Boulevard se regodea en mostrar el lado oscuro de la humanidad. Se nos da a entender que Gillis es un escritor de segunda categoría, que fracasa por escribir historias rebuscadas, sin sinceridad, porque “son las que la gente quiere ver”. Desprecia a Norma, pero no puede alejarse de ella por la seguridad económica que le brinda. El dinero es lo único que le interesa. Desmond ansia tanto volver a su juventud que vive representando la imagen que quiere recuperar, para evitar lidiar con el hecho de que su época de fama ya pasó, y que ella no pudo adaptarse a un mundo nuevo.  Su carácter posesivo, dominante y controlador lleva a la ruina a los hombres con los que se relaciona.

Sunset Boulevard es una sátira escalofriante, cuyo humor seco critica lo efímero de la celebridad y el materialismo de la industria Hollywoodense. Muestra un progresivo descenso hacia la locura, con una atmósfera oscura cuyos matices de horror acentúan la fatalidad de su icónico desenlace. Su singularidad la ha convertido en una de las películas más influyentes de la historia.