Ed Wood

Ed Wood (1994)

La historia de cómo Ed Wood, “el peor director de todos los tiempos”, logró, contra todo pronóstico, filmar sus películas más infames: Glen o Glenda, La novia del monstruo, y Plan 9 del espacio exterior, ayudado por el legendario actor Béla Lugosi (caído en desgracia por culpa de las drogas) y una banda de excéntricos personajes, marginados por la sociedad Hollywoodense.

Los guionistas Scott Alexander y Larry Karaszewski habían querido hacer una biopic de Ed Wood desde que estaban en la universidad. Cuando Tim Burton, quien siempre había sido fan de las películas de Wood, fue involucrado en el proyecto como productor, manifestó su interés por dirigir la película. A partir de la mutua fascinación que sentían estos tres personajes por Wood y su historia, crearon un cálido homenaje a este director, cuya completa falta de talento era contrastada con una visión singular. El homenaje se extiende a las películas de terror y ciencia ficción de clase B, y, en últimas, al cine mismo.

jala el hilo lugosi

Los momentos más cómicos de la película incluyen (pero no están limitados a) aquellos en donde Wood y su equipo filman las escenas de sus películas.

Las circunstancias de la trastornada vida del director de Plan 9, al igual que las ideas de sus guiones originales, proporcionaron material suficiente para hacer comedia. No tuvieron que recurrir a la burla, ni a la ridiculización, ni a la exageración. La realidad superaba a la ficción. Para recrear la enloquecida atmósfera del mundo de Wood, Burton tomó la acertada decisión de filmar en blanco y negro, dándole a la película un aire casi expresionista. La música de Howard Shore contribuye a ello, con su uso del theremin, aunque la mayor parte del tiempo es bastante sutil.

depp landau

Estos elementos por sí solos no harían mucho si la película no contara con grandes actuaciones, como la de un genial Martin Landau, que se lleva por delante al resto del elenco, interpretando a un Béla Lugosi lleno de demonios personales, pero vulnerable y de humor sardónico. Destacan también Jeffrey Jones, Bill Murray y el mismo Johnny Depp, todos encarnando personajes de una excentricidad hilarante.

En la vida real, era evidente que Ed Wood no era un buen director. Su vida sórdida tuvo muchas facetas oscuras, que no fueron tratadas directamente por Burton y compañía, sino que fueron meramente sugeridas, o minimizadas. Las múltiples libertades creativas que se tomaron con la historia tienen un propósito claro, que es el de dignificar las virtudes de este personaje, que seguía luchando por sus sueños aún cuando las condiciones eran completamente adversas, que, a pesar de no tener un gran talento, podía influenciar a aquellos a su alrededor, y que se rehusaba a hacer concesiones, aún cuando en ocasiones se las proponían por su propio bien. Tanto el sistema de los grandes estudios, como el de las películas de explotación, son mostrados como negocios en la bancarrota creativa, en donde lo único que interesa es hacer películas que generen un beneficio económico.

ed wood cine conjunto detalles

“El cine no se trata de los pequeños detalles, sino del conjunto.”

Dentro de este contexto, tiene sentido que Depp interprete a Wood como si tuviera la ingenuidad y el entusiasmo de un niño, porque no existe otra explicación para que Glen o Glenda, La novia del monstruo y Plan 9 salieran como salieron. Ciertamente un director cínico, preocupado por hacer películas taquilleras, nunca hubiera podido lograr tales resultados (si bien Wood le promete a todos sus productores que sus creaciones tendrán éxito financiero).

Por otra parte, el desprecio que su obra, él, y sus asociados despertaban entre la mayoría de las personas, por ser “fenómenos”, nos recuerda que a veces los mayores males provienen de la gente común y corriente. Wood aceptaba en sus películas a cualquiera que estuviese dispuesto a participar en ellas, sin importar si eran gays, drogadictos, o si su apariencia estaba por fuera de los cánones de belleza aceptados por la sociedad. Le dio trabajo y ayuda a un adulto mayor a quien Hollywood le dio la espalda, luego de haberlo explotado. Todos estos inadaptados tienen más calidad humana que los actores y directores famosos (la situación del personaje de Vampira merece atención en cuanto a este respecto).

Ed Wood es divertidísima, pero tiene unos momentos de una tristeza punzante, que transmiten un mensaje de compasión y respeto hacia la diferencia, ya dejando de lado todos los chistes y todas las locuras de sus personajes. Estos momentos trágicos le dan un peso especial a la película, haciendo que trascienda la mera comedia para convertirse en algo verdaderamente especial, lleno de calor humano. Una película muy bella, que hace reír, pero también llorar, que tiene un fino humor negro, pero que toca profundamente el corazón de la audiencia. Probablemente lo mejor que Tim Burton haya realizado (y llegará a realizar, por lo visto). No queda más sino decir:

Amigos, ¡¡¡¿¿¿PUEDEN SUS CORAZONES SOPORTAR LOS HECHOS REALES DE LA ESPANTOSA HISTORIA DE EDWARD D. WOOD JUNIOR???!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s