Office Space

Enredos de oficina (1999)

Peter Gibbons trabaja en una compañía de software llamada Initech, pero detesta su trabajo. Luego de someterse a una sesión de hipnoterapia ocupacional, pierde todo interés en seguir cumpliendo órdenes, dedicando sus energías a otras tareas, como embarcarse en una relación sentimental con la atractiva mesera Joanna, y planear un robo a Initech usando un virus de computadora.

El creador de Beavis and Butthead se embarca en el reino del cine con actores de carne y hueso, con esta película, que si bien no es la gran cosa, es entretenida, tiene un par de chistes memorables aquí y allá, y sirve para pasar el rato. Su estética plana y sombría (casi que una anti-estética) es destacable, en la medida en que refleja el gris y mecánico ambiente corporativo sin alma que abruma al protagonista. La primera parte de la película es superior a la segunda, ya que muestra de manera cómica y acertada numerosas situaciones que pueden presentarse en cualquier oficina (no sólo de una compañía de software).

office space impresora

Como la frustración que todos los que hemos trabajado hemos experimentado ante la impresora que no funciona, los compañeros de trabajo quisquillosos, el hecho de tener que rendirle cuentas a múltiples jefes…

Cuando la película intenta enfocarse en algo parecido a una trama, pierde completamente el rumbo, ya que da la sensación de que Judge no está enteramente cómodo con el formato de un largometraje, y en últimas crea una historia a medias, como por salir del paso. Su fuerza está es en la creación de sketches y bromas, así como en la satirización del micromanagement, la consultoría empresarial y su búsqueda de productividad a cualquier costo, los carteles motivacionales baratos utilizados para aumentar el rendimiento de los trabajadores, el vacío inherente a miles de trabajos de oficina y, en últimas, la búsqueda no de una vida sin trabajar, sino de un trabajo satisfactorio.

La perspectiva simpática que tiene Office Space hacia los trabajadores hace que la audiencia pueda sentirse identificada en muchos aspectos, y si bien esto no es determinante a la hora de calificarla como buena o mala, ciertamente trabaja a su favor. A pesar de sus fallas, esta bien puede ser la película perfecta para ver un lunes por la noche, luego de salir estresado de un trabajo agobiante. Permite fantasear con quedarse durmiendo en la casa o salir al parque en vez de madrugar al día siguiente, mientras de fondo suena Damn It Feels Good to Be a Gangsta de los Geto Boys.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s