Brazil

Brazil (1985)

Sam Lowry trabaja en el Ministerio de Información, en un futuro no muy lejano, donde la tecnología está presente en todos los aspectos de la vida cotidiana (pero, irónicamente, es incapaz de funcionar correctamente). Su existencia, puesta al servicio de una inepta burocracia totalitarista, transcurre de manera monótona, pero frecuentemente, sueña con salvar a una damisela en apuros. Cuando su camino se cruza con el de Jill Layton, la mujer que aparece en sus sueños, él intentará acercarse a ella cueste lo que cueste.

Si hay algo de lo que no se le puede acusar a Brazil es de falta de ideas en cuanto a aspectos formales. La dirección de arte de la película es fascinante, constantemente el espectador es arrastrado a lo largo de inventivas piezas de escenografía, cada una de ellas igual de curiosa y delirante que la anterior. En poco más de dos horas, Brazil le arroja ideas, referencias, chistes, detalles, y guiños a la audiencia, sin parar, saturándola con sus extravagantes excesos visuales (los cuales incluyen el uso de grandes angulares) que le confieren a las imágenes un carácter irrealista, demencial, enervante. El mero atisbo de una historia se esconde bajo esta incesante secuencia de visiones alucinadas, que cambian de carácter saltando de un lugar a otro de manera tan abrupta como calculada.

brazil1

La atmósfera retrofuturista, con reminiscencias de la obra de Fritz Lang y de sus herederos en el cine negro de los 40, es lo más destacable de la película.

Como sátira de una sociedad obsesionada con el mantenimiento del orden establecido, funciona hasta cierto punto. No ahonda en los particulares del mundo distópico que construye con tanto cuidado, contentándose con expresar el hecho de que la burocracia rampante crea caos y confusión en lugar de orden, y si bien muestra lo peligrosas que pueden ser estas instituciones cuando están a cargo de las cosas, no revela un fin último, un objetivo central de aquellos que están en el poder (más allá de mantenerse allí a perpetuidad, incentivando el consumismo entre la población). El intrusivo aparato del Ministerio de Información vive persiguiendo gente a la que tacha de terroristas sin saber por qué, ni exactamente qué los hace una amenaza que merezca ser tomada en serio (aunque para un gobierno en extremo totalitario el sólo hecho de pensar y actuar de manera distinta a lo establecido ya es de por sí una amenaza).

tuttle

“Tienen todo el país seccionado, no puedes ir a ninguna parte sin un formulario.”

Con tantas ideas, y tanto ingenio, pudo haber dado para muchísimo más. El consumismo, la dependencia de la tecnología, la superficialidad y obsesión por el aspecto físico, entre muchos otros temas que aborda Brazil pudieron haber contribuido a redondearla, a hacerla más consistente, más cohesiva. Por desgracia, la película decide alejar su foco de la cuestión política y de todos los otros temas para enfocarse en aquel romance en extremo forzado y para nada convincente entre los dos personajes principales (la mediocre actuación de Kim Greist tiene algo que ver en esto, ya que Gilliam cortó varias de sus escenas del producto final, por lo que el plano personaje de Jill queda sin desdibujarse del todo). Los sueños del protagonista son estupendos, eso sí, en especial aquel en el cual lucha contra una especie de samurai mecánico. En últimas, la fantasía es el medio por el cual el protagonista intenta escapar de manera definitiva de la enloquecida realidad que lo oprime (tanto sus fantasías con la mujer como las del último tramo de la película).

sam-lowry

Una desastrosa obra maestra, esquizofrénica, divertida, perturbadora, desesperante, hastiante, paranoica, ácida e irreverente, la cual no es tan fácil de ver, y al final deja una sensación de agotamiento (a pesar del sorpresivo final) que convierte el hecho de observarla en una experiencia fuera de lo convencional, que difícilmente dejará a alguien aburrido o indiferente ante semejante travesía por aquel pandemonio, lugar de tubos, cables, propaganda, agitados funcionarios armando un jaleo, formularios y en general papeleo sin fin, redadas gubernamentales que destruyen todo a su paso y amenazan de muerte a quien tengan al frente, torturas, reportes, cirugías plásticas con resultados impredecibles, alarmas, bombas, aires acondicionados que no funcionan, ascensores que no funcionan, tostadoras que no funcionan…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s