Die bitteren Tränen der Petra von Kant

Las amargas lágrimas de Petra von Kant (1972)

Petra von Kant es una exitosa diseñadora de modas. Una mujer arrogante, egoísta, caprichosa y altiva, quien trata de manera abusiva a su sirviente Marlene. Un día, Petra conoce a una joven llamada Karin, de la cual se enamora perdidamente. Las dos comienzan una relación y empiezan a vivir juntas, pero la convivencia se hace cada vez más tensa. Karin es una mujer casada.

Un claustrofóbico drama de naturaleza teatral (es la adaptación de una obra escrita por el propio Fassbinder), en cinco actos (separados por un fundido en negro). El diálogo es profuso, y si bien plantea unas reflexiones profundas sobre los intercambios de poder en las relaciones amorosas, durante la primera hora de película se torna casi insoportable, debido a su uso excesivo. Sólo se usa un escenario, la casa de Petra von Kant. Los cambios en la decoración (profusa, lujosa y refinada en todo aspecto, desde el vestuario y maquillaje hasta los objetos de las habitaciones) y la iluminación le confieren un carácter expresivo que refleja las emociones y sentimientos de la protagonista. Frecuentemente, los meticulosos encuadres mantienen a los personajes obstruídos de la vista del espectador, o enmarcados por los objetos de la habitación, afianzando la sensación de encierro, de opresión.

petra marlene baile

Margit Carstensen (Petra) e Irm Hermann (Marlene) destacan especialmente dentro del pequeño elenco, compuesto exclusivamente por mujeres.

Las amargas lágrimas de Petra von Kant es una película difícil de ver, e igualmente difícil de digerir. Su verbosidad le pasa factura durante su primera mitad, donde el ritmo transcurre de manera lánguida. Por fortuna, después se vuelve mucho mejor, a medida que el conflicto aparece y surge la tensión en la relación de Petra y Karin. Fassbinder examina las dinámicas de abuso y cesión del poder a las que sucumben sus personajes, y la codependencia que éstas crean. La necesidad de controlar, de dominar al otro, de poseerlo de manera exclusiva, es la base sobre la cual la protagonista construye sus relaciones con los demás. Dicha necesidad también la lleva a ser incapaz de separarse de las personas, porque sólo se siente segura ejerciendo poder sobre ellas. Las personas como Karin, que pueden darse cuenta de esta situación, pueden usarla para aprovecharse del carácter necesitado y dependiente de Petra, haciendo que ella ahora sea la vulnerable y dominada.

petra karin

La protagonista arremete en insultos contra su amante, para suplicarle perdón inmediatamente después, y posteriormente volverla a ultrajar.

Densa, agotadora, llena de emociones turbulentas, es una cruda exploración del carácter de una figura de un patetismo inconmensurable, y un ataque directo a muchos constructos nocivos presentes en las relaciones sentimentales (o mejor dicho, a la manera en que conciben dichas relaciones), que hace gala de un formalismo cuidado hasta el último milímetro, a pesar de su teatralidad.

Anuncios

Bande à part

Banda aparte (1964)

Arthur y Franz son dos gángsters de pacotilla que están tomando un curso de inglés, junto con una muchacha llamada Odile, de la cual están enamorados. En la casa de ella, hay una gran suma de dinero escondida en una de las habitaciones, por lo que los tres se deciden a robarla. Mientras tanto, Arthur y Franz luchan para ver quién se quedará con Odile.

Basada en la novela Fools’ Gold, Bande à part es una de las películas más accesibles (y por lo tanto más entretenidas) de Godard. Dicha novela pertenece a la serie negra, por lo que el director juega con las características típicas del género, para adaptar la historia con un tono más ligero. Aquí, experimenta principalmente con la palabra y el sonido. La infaltable narración en off (hecha por el mismo Godard) hace digresiones ocasionales, y se dirige a la audiencia directamente, rompiendo el cuarto muro. La música que suena en varios planos se calla segundos antes de los cortes, como insinuándole al espectador esa sensación de que se incluyó porque tenía que incluirse, por costumbre, por un cliché, el cual subvierte a través de su interrupción súbita. Los típicos claroscuros de los thrillers americanos son reemplazados por una iluminación natural.

arthur franz.png

Los dos personajes masculinos son unos apasionados de las películas de criminales, las cuales viven referenciando, al punto de que quieren convertir sus vidas en una de ellas.

A Bande à part no le preocupa en absoluto examinar la ambigüedad moral de sus personajes, ni la corrupción, ni la codicia, temáticas que podrían haber sido exploradas en una adaptación convencional de la novela. Básicamente, juega a ser un film noir, así como los personajes casi que juegan a cometer un crimen. Su total espontaneidad (también reflejada en el trabajo actoral) y la manera irónica en que aborda y tergiversa las convenciones del género dejan ver que no se está tomando a sí misma muy en serio que digamos. Crea una barrera para distanciarse de la audiencia, lo que puede hacer que inicialmente parezca seca, pero el hecho de crear este distanciamiento solo evidencia y afianza su carácter bromista.

parentesis.png

“Ahora podríamos abrir un paréntesis, y hablar de lo que sienten Odile, Franz y Arthur. Pero eso está bastante claro. Así que dejemos que las imágenes hablen, y cerremos el paréntesis.”

Bande à part examina principalmente la relación entre los tres personajes (que están entre los más entrañables que ha creado el director), así como la reconfiguración de su relación con el mundo que los rodea, a partir de su modo de actuar, de vivir sus fantasías. Hay un dejo de nostalgia en su atmósfera, a pesar de que deconstruye y se mofa de aquellos clásicos melodramas criminales. Es casi como si en el fondo quisiera que la vida fuera del mismo modo que una película, a pesar de repetir constantemente que no puede ser así.

Greed

Avaricia (1924)

McTeague es un minero que entra a trabajar para un dentista, y se hace rico en el proceso. Su amigo, Marcus, está interesado en tener una relación sentimental con su prima, una mujer llamada Trina. Eventualmente, McTeague se enamora de ella, por lo que Marcus se la cede. McTeague y Trina se casan, y ella se gana la lotería. Marcus, consumido por la envidia, le revela a las autoridades que McTeague no tiene una licencia para practicar la profesión de dentista, por lo que éste pierde su trabajo, y no puede volver a conseguir uno. Obligados a vender todas sus cosas, McTeague y Trina terminan en la pobreza. Pero ella se rehúsa a gastar los $5.000 dólares que se ganó en la lotería hace años.

Resulta interesante tratar de imaginar qué hubiera sido de esta película si no hubiera sido sujeta a un corte de la mayoría de su duración. 9 horas terminaron reducidas a apenas algo más de 2 horas, y el resto del material filmado se perdió. En 1999 Turner Entertainment decidió intentar recrear la narrativa original, usando fotografías de las escenas perdidas. En total, lograron recrear casi 4 horas de película. Sin embargo, dicha recreación es una mera aproximación a lo que von Stroheim había creado originalmente. El extensivo uso de zoom in y out, paneos, e iris shots distan un poco de lo que el director había filmado, pero cumplen con la función de contar la historia completa.

codicia oro

Lo que sí hizo von Stroheim en la original fue pintar algunos planos de color dorado, así como ciertos objetos específicos como el dinero o el oro. El color se vuelve así una metáfora (algo obvia) sobre el influjo que tiene la codicia sobre la conciencia humana.

La película es una extensiva adaptación de la novela McTeague. La manera en la que el director usa el montaje permite la introducción de varias líneas narrativas a lo largo del relato, inicialmente de manera tangencial, y progresivamente incorporándose en la historia, adquiriendo mayor peso y prominencia, hasta desembocar en acontecimientos cruciales para la trama. Esto hace que la tensión dramática esté muy bien construida, si bien, dada la naturaleza del material (y la mutilación del mismo) se recurre bastante a los intertítulos. Varios motivos visuales son empleados (los animales, objetos y los manierismos de los personajes son algunos de ellos, junto con el color dorado, previamente mencionado), y su aparición entre los frecuentes close-ups los hace más prominentes.

mcteague

Gibson Gowland hace un gran trabajo como un McTrague sobrio y mesurado, pero salvaje al mismo tiempo.

La codicia es una fuerza omnipresente que guía las vidas de todos los personajes. Todos la padecen, todos se dejan llevar por su envidia y por su hambre de riquezas, lo que los lleva a cometer actos inhumanos. Destructora de amistades y de matrimonios, causante de robos, estafas, y asesinatos, es una fiebre cuya irracionalidad la hace más aterradora, más implacable, más dañina. El caso de Trina, una mujer obsesionada por acumular su dinero, sin gastarlo, a pesar de que puede ayudarle a solventar sus necesidades, o el de Zerkow, quien vive interrogando a su mujer para sonsacarle la ubicación de una supuesta vajilla de oro, son manifestaciones que complementan la del protagonista, cuya insaciable sed de fortuna y fama no desemboca en nada bueno.

oro sangriento mcteague

Portentosa, ambiciosa, y contundente, Avaricia es considerada como una de las más grandes obras del cine, con justa razón. Aún en su forma recortada, logra conservar su vigencia y frescura, así como su poder para cautivar a la audiencia. Varios consideran la pérdida de la mayoría de su metraje (el cual incluso llaman “El Santo Grial del cine”) como una de las más grandes tragedias de la historia del séptimo arte.