Tren de sombras (El espectro de Le Thuit)

Tren de sombras (El espectro de Le Thuit) (1997)

La madrugada del 8 de Noviembre de 1930, el abogado parisino Gèrard Fleury salió en busca de la luz adecuada para completar una filmación paisajística en torno al lago de Le Thuit. Ese mismo día falleció en circunstancias aún no esclarecidas. Poco antes realizó una de sus modestas producciones familiares, la que accidentalmente sería su última película.

Una exploración sobre el paso del tiempo, que plantea al cine como un “preservador de la memoria”. La alternancia entre películas a blanco y negro (deliberadamente deterioradas, llenas de rayones, y manchas, con el fin de conseguir una mayor verosimilitud, al hacer que parezcan filmadas en la década de los 30), y película a color, es la base sobre la cual se construye dicho efecto del paso del tiempo. Las películas viejas están llenas de vida y movimiento, y en ellas la acción se desarrolla a un ritmo acelerado, pero se ven grises y decaídas. Las películas nuevas están llenas de color, pero sumidas en la quietud, el tiempo a duras penas avanza. La obra tiene una atmósfera espectral.

tren de sombras.png
El contraste entre pasado y presente es una parte fundamental de la película.

El soundtrack usa obras de varios compositores clásicos, las cuales se ajustan perfectamente al contenido de las diferentes piezas de películas caseras. El silencio, los sonidos de la cinta rodando en el proyector, y los leves efectos sonoros de las secciones del presente también crean un efecto de choque. Progresivamente se van deconstruyendo las modestas producciones de Fleury, con el fin de resaltar situaciones no aparentes a simple vista. Es así como se revelan un par de diminutos detalles sobre su familia, sin embargo, la vida (y la muerte) de este personaje siguen siendo un enigma. El cine puede ser un preservador de la memoria, pero se deteriora, se distorsiona, no es permanente, es incompleto.

gerard fleury

Inaccesible y por momentos fatigante (a veces el film se pierde en su contemplación y el ritmo sufre como consecuencia de ello), sin embargo, dada su cuidadosa construcción, su belleza estética (en cuanto a fotografía es insuperable, gracias a sus meticulosas composiciones y su iluminación, ya radiante, ya llena de sombras), y su originalidad, resulta bastante destacable. Al mismo tiempo, sirve como un homenaje al cine mudo, su magia, su manera de contar historias y de retratar situaciones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s