The Elephant Man

El hombre elefante (1980)

En la Inglaterra de la época victoriana, vive John Merrick, quién padece una terrible enfermedad, que ha deformado su cuerpo a extremos inimaginables. Incapaz de procurarse un medio para subsistir, es “empleado” como fenómeno de circo por un hombre llamado Bytes, quién lo maltrata físicamente y lo ve como su propiedad, no como un ser humano. Un día, el doctor Frederick Treves decide llevarse a Merrick al hospital, para rescatarlo de la opresión de su patrón y ofrecerle una vida más digna.

David Lynch es conocido principalmente por sus obras surrealistas posmodernas, pero con esta película (y The Straight Story) demostró que es capaz de contar historias más convencionales, haciendo gala de una gran sensibilidad. La exquisita fotografía a blanco y negro de Freddie Francis (llena de tonos oscuros y sombras prominentes, que conviven al lado de intensa luz), el ritmo pausado, y las poderosas actuaciones de John Hurt y Anthony Hopkins, le confieren un tono oscuro y melancólico, en conjunto con el estupendo guión, el cual es profundamente emocional, pero no sensiblero.

 

merrick fiesta te

El trabajo de dirección de arte es impecable. Tanto en cuanto a sets, como decorados, vestuario, y ni hablar del maquillaje. El esfuerzo de John Hurt es más loable aún si se tiene en cuenta que tenía que actuar con semejante máscara puesta.

The Elephant Man relata la conmovedora lucha de un hombre por ganarse la dignidad que durante toda su vida le había sido negada, por culpa de su enfermedad. A pesar de su condición, de su origen, y de los malos tratos que recibía, Merrick era un hombre amable, gentil, cortés y educado. Nunca guardó rencor contra nadie. Él actuaba como una suerte de espejo que reflejaba algunas de las peores costumbres de la sociedad victoriana (que se recrea tan bien en la película). Bajo la apariencia pulcra e impecable, se esconde la crueldad y el prejuicio ante quién se aleja de los cánones sociales comúnmente aceptados.

i am not an animal i am a human being

NO! I AM NOT AN ELEPHANT! I AM NOT AN ANIMAL! I AM A HUMAN BEING! I… AM… A… MAN!

El contraste que se ve, entre la nobleza y pureza del alma del protagonista y la opresiva y hostil sociedad que lo rodea, resulta particularmente emotivo. Los dos extremos del comportamiento humano chocan entre sí, casi como esas tonalidades blancas y negras del film. La fe en la humanidad es cuestionada, y finalmente restaurada. Exquisita en su forma, y punzante en su contenido, es una película con una reputación y aclamación muy merecidas.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s