Sommaren med Monika

Un verano con Mónica (1953)

Harry y Monika son dos jóvenes de la clase trabajadora de Estocolmo, que viven atrapados en trabajos mezquinos sin ningún futuro. Se conocen, se enamoran y pronto inician una relación sentimental. Harry es un soñador, Monika está sedienta de aventuras. Hartos de sus opresivos empleos, deciden escaparse a vivir un verano idílico en un archipiélago cercano a la ciudad.

Durante la filmación de Un verano con Mónica, Bergman estaba sosteniendo una relación romántica con Harriet Andersson. La película fue concebida como un medio para lanzarla a la fama. Y vaya que funcionó. A través de largos planos, la cámara la sigue constantemente, embelesada ante su sensual figura, como la mirada de alguien perdidamente enamorado. En ese tiempo no eran usuales (ni frecuentes) las escenas de desnudos en el cine, y si bien los desnudos de la película no tienen ninguna connotación pornográfica (siendo eróticos más que otra cosa), causaron bastante controversia.

monika tomando el sol

Sobra decir que Andersson está genial en el papel de Monika, la enérgica y libidinosa muchacha rebelde. Colaboró con Bergman hasta sus últimas películas, a pesar de que la relación entre ellos no prosperó.

En esta etapa relativamente temprana de la carrera del director sueco, su estilo es algo más naturalista, particularmente en la sección de la película que toma lugar lejos de la ciudad, en medio de paisajes costeros. Es un Bergman menos prosaico (la película es una adaptación de la novela de Per Anders Fogelström, quien escribió el guión), los personajes son mucho más espontáneos (a veces los típicos personajes de Bergman tienden a extenderse en monólogos que expresan las ideas del autor sobre determinado tema, lo cual no ocurre aquí), y las composiciones por lo general no son tan elaboradas.

harry verano monika

Los close-ups para efecto dramático si están presentes, y funcionan tan bien como siempre.

La película retrata la impaciencia e ingenuidad típicas de la juventud, una época en donde los jóvenes que se sienten oprimidos por el mundo buscan liberarse a cualquier costo de la responsabilidad, y simplemente disfrutar de los placeres de la vida. El problema llega cuando no tienen en cuenta las consecuencias de sus actos, y la idílica ilusión se empieza a resquebrajar. Monika es egoísta, y a pesar de su deseo de vivir lejos de la ciudad, ansía riquezas. Finalmente, se niega a aceptar las obligaciones de su nueva vida adulta, y termina perdiendo el rumbo, hiriendo a Harry, quien activamente lucha para procurarse a él y a su familia una vida mejor. La madurez duele (y más aún luego de una juventud algo descarriada), y el film lo muestra claramente.

Sencilla, entretenida, y concisa, Un verano con Mónica es, de hecho, una película de un carácter más convencional que las obras más conocidas del sueco, por lo que resulta más accesible, menos densa pero también menos cautivante, a pesar de que emana una profunda y melancólica nostalgia por los sueños perdidos. Juzgada por sus propios méritos, sigue siendo destacable, y vale la pena verla.

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s