A Serious Man

Un hombre serio (2009)

Larry Gopnik es un profesor de física en una universidad. De repente, le ocurren múltiples desgracias al mismo tiempo. Su mujer quiere divorciarse de él para casarse con un amigo suyo, su hijo le roba dinero a escondidas suyas para comprar marihuana, uno de sus estudiantes amenaza con demandarlo si lo hace reprobar una materia, su inútil hermano, que está en la quiebra, lleva viviendo ya bastante tiempo con él y su familia, y su puesto de profesor en la universidad tiene un futuro incierto. Intentando buscar la respuesta a todas estas vicisitudes, consulta a tres rabinos, con la intención de seguir más estrictamente la fe judía.

Irregular película que, sin embargo, mantiene ese aire distintivo que caracteriza al estilo del “director de dos cabezas”. Los diálogos son tan agudos como siempre, el humor negro de las situaciones es más seco que nunca, la idiosincrasia de uno de los tantos grupos poblacionales que componen los Estados Unidos enmarca toda la historia (destaca la elección de actores exclusivamente judíos para el casting), la atención al detalle a la hora de reconstruir la época de los 60 está presente, la fotografía es bastante cuidada, y la música utilizada refleja perfectamente el estado de ánimo que se deseaba transmitir.

principio de incertidumbre

“The uncertainty principle. It proves we can’t ever really know what’s going on.”

Michael Stuhlbarg hace un gran trabajo en el papel del complaciente y retraído profesor Gopnik, y resulta bastante interesante ver cómo cambia su carácter a medida que su situación se vuelve más desesperante. Idealmente, sería divertido, sin embargo, los Coen no pueden balancear de manera adecuada la comedia negra y el drama existencial, que se torna demasiado desolador para su propio bien. Los primeros 40 minutos (sin contar la destacable escena de la pareja judía en Europa del Este) avanzan de manera demasiado lenta y tortuosa. A pesar de que hay escenas muy buenas, hay otras que no pueden escapar del aburrimiento más plúmbeo, que hacen que, en conjunto, la película sea demasiado estéril.

bar mitzvah marihuana

Un ejemplo de los momentos brillantes: Danny Gopnik llevando a cabo su Bar Mitzvah bajo los efectos de la marihuana.

La clave para entender A Serious Man está en la primera oración que aparece en pantalla, al inicio. Larry, tal vez impulsado por su curiosidad científica, intenta buscar una explicación matemática a todo lo malo que le pasa, siendo que no es un hombre malo, y nunca ha hecho nada malo. Al fallar, busca la fe, pero las respuestas que le ofrece son aún más vagas e insatisfactorias. Al final, ni él ni la audiencia han encontrado algún tipo de explicación a lo que pasó, ningún tipo de respuesta, aparte de “no hay respuestas”. ¿Desconcertante? Tal vez, pero ese era el punto.

Los seguidores del dúo estadounidense seguramente disfrutarán de esta película, pero aquellos no familiarizados con su estilo terminarán aburridos. A decir verdad, la considero una de sus obras menores. Sin embargo, y para bien o para mal, los Coen siguen siendo unos de los directores estadounidenses más relevantes de la actualidad, por lo que vale la pena revisar esta obra.

 

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s