Belle de jour

Bella de día (1967)

Séverine está casada con un médico, quién la ama y respeta. Viven con todas las comodidades y tienen mucho dinero, pero no pueden tener relaciones sexuales. Ella tiene frecuentes fantasías masoquistas, hasta que un día va a una casa de citas, en la que comienza a trabajar como prostituta, solamente durante las tardes. Pero cuando un gángster se enamora de ella, busca volver a su vieja vida.

A pesar de su temática, sobre fetiches reprimidos, Belle de Jour es marcadamente fría y desabrida. Sabiamente evita lo vulgar y explícito, recurriendo a la sugestión, pero por desgracia esto crea el efecto opuesto. El ritmo es letárgico y la actuación es rígida e inexpresiva (mucho se ha dicho de Catherine Deneuve, y es cierto que a medida que avanza la película se ve la evolución del personaje, pero al final sigue siendo casi robótica), recursos que son adecuados en el tramo inicial de la película, en donde tienen bastante sentido (ya que se muestra de manera adecuada la insatisfacción de la protagonista y sus deseos oscuros que pugnan por salir a la superficie) pero que posteriormente no funcionan, tornando a Belle de jour en un efectivo remedio para el insomnio.

secuencia sueño estiercol

Por lejos lo único interesante son las típicas secuencias surrealistas Buñuelianas, donde se muestran las fantasías y sentimientos de culpa de Séverine, junto con breves miradas a su pasado.

 

La línea entre la realidad y la fantasía se atraviesa de manera abrupta. Es a través de esto como vemos que la protagonista ha sufrido traumas en el pasado, y creció con la culpa que inculcaba la religión católica. Eventualmente, sus deseos se vuelven más inusuales, hasta el punto de que se deja llevar por los mismos, sin pensar en las consecuencias. Con tal de satisfacerlos, recurre a los extremos más peligrosos. Claro está que Buñuel no era un moralista, por lo que no ahondó en estas cuestiones.

A pesar de que tiene sus cosas interesantes, Belle de jour no trasciende sus limitaciones, y verla termina siendo una experiencia insulsa, que pasa sin pena ni gloria, a pesar de su reputación como una de las grandes obras maestras del cineasta español. Como el mismo Buñuel lo dijo en su autobiografía, “Belle de Jour fue quizás el mejor éxito comercial de mi vida, éxito que atribuyo a las putas de la película más que a mi trabajo.”

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s