Amadeus

Amadeus (1984)

El reputado compositor italiano Antonio Salieri intenta suicidarse, por lo que es recluido en un asilo psiquiátrico. Allí es visitado por el padre Vogler, quién escucha su confesión. Salieri procede a contar la historia de su vida, y de cómo terminó irremediablemente entrelazada con la de su ídolo y gran rival, Wolfgang Amadeus Mozart, al que siempre buscó destruir.

Amadeus destila elegancia en todo respecto. Las composiciones de los planos son elaboradas y tienen una cualidad pictórica bastante lograda. La dirección de arte de Karel Černý and Patrizia von Brandenstein destaca por su suntuosidad. Vestuarios, pelucas, maquillaje, disfraces, ornamentos, adornos, grandes sets que conservan la apariencia que tenían en el siglo XVIII (gran parte de la película fue rodada en locación en la ciudad natal del director, Praga, cuyo Teatro Estatal fue el lugar en donde se estrenó originalmente Don Giovanni) construyen una atmósfera que evoca refinamiento y extravagancia.

mozart marcha salieri

El carácter de los dos personajes principales se evidencia a través de su vestimenta. El jovial Mozart usaba colores vistosos, así como las pelucas más llamativas. El envidioso y rígido Salieri vestía por lo general de colores más oscuros y opacos.

Amadeus es de hecho una adaptación de la obra teatral del mismo nombre de Peter Shaffer. El guión de la película fue escrita por él mismo. Su estructura narrativa es ingeniosa (destaca el uso de los match cuts, los cuales avanzan momentos claves de la trama) y mantiene al espectador atento e interesado durante sus tres horas de duración. Tom Hulce interpreta a un Mozart muy particular, que parecería excesivamente bufón e infantil de no ser por sus momentos de gran lucidez.

salieri

Es F. Murray Abraham quien hace el mejor trabajo actoral, interpretando a un Salieri complejo y lleno de contrastes, que no se reduce a un simple antagonista.

Señalar las imprecisiones históricas y biográficas de la película es un despropósito, ya que el objetivo de Shaffer y Forman no era hacer un recuento de la vida de Mozart. Amadeus habla sobre la pérdida de la fe de Salieri, quien había consagrado su vida y su castidad a Dios, con las esperanzas de que lo inspirara, para poder llegar a ser un compositor igual de brillante a Mozart. Al ver que ese sacrificio no lo convertía automáticamente en un músico talentoso, se dejó consumir por la envidia que sentía por el joven austriaco, de tendencias libertinas, amante de las mujeres y el alcohol. Ni sus intentos de vengarse de Mozart tuvieron éxito, ni lograron traerle paz.

quema crucifijo amadeus

“From now on, we are enemies. You and I.”

Un verdadero placer para la vista (y para los oídos, ya que, como no podía ser de otra manera, la música de Mozart suena durante varias escenas clave), Amadeus logra conservar su frescura y evitar la ampulosidad de las películas biográficas de época, dándole gran peso al elemento dramático, con resultados notables.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s