Werckmeister harmóniák

Armonías de Werckmeister (2000)

Durante la ocupación soviética de Hungría a finales de la Segunda Guerra Mundial, el joven János Valuska vive con su tío, el compositor György Eszter. Un día, llega el circo al pueblo, trayendo consigo el cadáver real de una ballena. Decenas de personas llegan a la plaza principal del pueblo a verla. El Príncipe, dueño del circo, es una figura misteriosa, que a pesar de no mostrar su rostro, ejerce un extraño poder sobre los habitantes del pueblo, el cual aprovecha para instarlos a perturbar el orden, y causar el caos.

Tarr continúa refinando su estilo, con la colaboración de su esposa Ágnes Hranitzky en la co-dirección y edición, esta vez adaptando otra novela de Lászlo Kraznahorkai, Melancolía de la resistencia. 39 planos secuencia de larga duración, intrincadamente concebidos, fotografiados en un sobrecogedor blanco y negro. La atmósfera es fría y desoladora, pero en lugar de expresar monotonía, tiene una sensación de urgencia, ya que el ritmo avanza de manera fluida. No es una película tan lenta, a mi parecer.

armonias werckmeister discurso

“Tenemos que darle la espalda a este desarrollo de los instrumentos, al llamado temperamento igual y a su triste historia, debemos traer de vuelta la afinación natural de los instrumentos.”

Otro de los colaboradores habituales del director, Mihály Vig, regresa para encargarse de la música. Emocional, solemne y evocativa, complementa perfectamente la imagen en pantalla. Lars Rudolph está muy bien en el papel de János, el joven idealista que atestigua los horrores que cometen los habitantes del pueblo. Independientemente de si usaron una ballena real o no para la película, se ve impresionante.

werckmeister plaza pueblo

El pueblo tiene una apariencia casi atemporal, como si los años no hubiesen pasado allí, dándole a la historia un carácter más alegórico, al poder situarla en diferentes épocas.

Armonías de Werckmeister está repleta de un contenido filosófico denso. Parte del punto de que todo sistema de gobierno hecho por el hombre está incompleto, es imperfecto, y que al ser aplicado, falla. Producto de la disatisfacción social, el hombre regresa a un estado más primitivo, desencadenando una revolución sin sentido, que termina destruyendo todo a su paso. La ballena y el príncipe pueden ser vistos como una metáfora de un sistema político fracasado (a pesar de que el director dice que la película y todo lo que contiene debe ser visto por lo que es, exento de simbolismos).

principe werckmeister

“El Príncipe lo sabe todo, y el todo es nada. Todo es ruina. Lo que construyen y lo que quieren construir, lo que hacen y harán, no son más que ilusiones y mentiras.”

Compleja, profunda, y envolvente, Armonías de Werckmeister muestra una visión apocalíptica y pesimista del futuro de la sociedad y de la humanidad, para la cual no parece haber una salida, aparte del retorno a tiempos antiguos, más sencillos, una idea utópica por naturaleza. Sin embargo, su visión no es enteramente nihilista, lo que se ve reflejado en la figura de János (durante la parte inicial), la toma de conciencia por parte de la población de las atrocidades que han cometido, y el retorno del brillante sol luego de la oscuridad.

ballena niebla werckmeister

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s