Von morgens bis mitternachts

De la mañana a la medianoche (1920)

El cajero de un banco, harto de su monótona vida y de su hogar, se roba una gran cantidad de dinero del banco donde trabaja, y sale a la gran ciudad, a darse la gran vida, yendo a sitios como clubes nocturnos, y a patrocinar carreras de bicicletas.

De la mañana a la medianoche es una de las películas más radicales en cuanto a aspectos visuales del Expresionismo Alemán. El diseño de los escenarios y el vestuario es, por lejos, lo más destacable del film, junto con la fotografía de Carl Hoffmann (quien posteriormente trabajaría con Fritz Lang y F.W. Murnau en algunas de sus obras más representativas). Toda noción de realismo es tirada por la borda, los sets se ven completamente deformes, con figuras exageradas, y los actores sobreactúan, como era la costumbre en las películas de aquel movimiento artístico.

mañana medianoche hotel

Todas estos rasgos son indicadores de la fuerte herencia teatral que tiene la película (porque es la adaptación de una obra de teatro, para empezar). Karlheinz Martin era, ante todo, director de teatro, y los actores pertenecían a las tablas. De hecho, los sets, si bien estilizados, se ven más como los de una obra teatral.

mañana medianoche hogar

Por desgracia, esta llamativa estética es completamente accesoria a la temática de la película, la cual no es expuesta de manera adecuada. Al final ésta se reduce a un mensaje casi trivial, sobre los peligros del dinero, “la raíz de todos los males”. La iconografía cristiana y la figura de la Muerte aparecen de manera recurrente, y si bien su inclusión resulta interesante, pudo haberse integrado mejor dentro del conjunto. El hecho de que De la mañana a la medianoche esté presentado en actos, tal como una obra de teatro, tampoco ayuda mucho a su cohesión. Es casi como si la historia no supiera a donde ir al principio, y fuera tomando algo de forma a medida que avanzan los minutos.

mañana medianoche camino

Una de las cintas menos discutidas del famoso movimiento expresionista alemán, porque, a decir verdad, es un experimento fallido. En esta obra, forma y fondo chocan, están en discordancia, a duras penas existe coherencia entre los dos. Sus formas retorcidas y atmósfera esquizofrénica difícilmente se prestan para ilustrar de manera adecuada el drama moral de fondo, el cual ni siquiera es tan interesante, para empezar. Y eso que no estoy en contra de las películas que ponen los aspectos visuales por encima de todo, por el contrario, pero sencillamente De la mañana a la medianoche no me convenció nada.

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s