Cidade de Deus

Ciudad de Dios (2002)

La vida en la favela Cidade de Deus, situada en Rio de Janeiro, desde los años 60 hasta principios de los 80, narrada de manera no lineal a través de la perspectiva de Buscapé, un muchacho humilde que quiere ganarse la vida honestamente, trabajando como fotógrafo, a pesar de crecer en un entorno donde casi todos los chicos de su edad se dedican a traficar drogas.

Una especie de sancocho cinematográfico que contiene traficantes, violencia, drogas, brujería y denuncia social, pero también amoríos adolescentes, momentos divertidos, sueños y la esperanza de un mejor futuro. La película logra mantener una coherencia entre estos elementos dispares gracias al ritmo frenético con el que avanza. La edición es supremamente rápida (algunos la han equiparado con la de un video musical), los planos son muy cortos, no se pierde tiempo en cosas que no son esenciales, y al final todo se conjuga sin fisuras. La cámara procura no quedarse quieta, se agita, se mueve, capta a los personajes desde ángulos poco usuales, se congela de vez en cuando como si hubiera tomado una foto, y adopta la perspectiva de una persona que está viendo la escena que sucede en pantalla.

ciudad de dios apartamento

Aunque en esta notable ocasión, se unen varios planos entre sí a través de fundidos para simular un plano secuencia, donde se cuenta toda la historia de este apartamento, sin mover la cámara.

A veces pareciera que la cámara estuviera siendo manejada por un cocainómano, y en general, tengo la sensación de que tanto ésto, como la edición rápida y el ritmo acelerado, intentan transmitir esa sensación de euforia hiperactiva que producen las drogas con las que comercian los personajes, así como el frenético y desgastante ritmo de vida que llevan los habitantes de la favela, gracias a la incertidumbre, el hambre, la pobreza y la violencia, que podrían llevarlos a la muerte en cualquier momento. No hay viejos envueltos en el tráfico de drogas aquí. Es más, no hay gente vieja como tal en toda la película. Son niños, adolescentes y adultos jóvenes los perpetradores de los escabrosos crímenes que son el pan de cada día en la Ciudad de Dios.

buscape playa

“¿Y yo? Bueno, seguía virgen, sin novia y sin dinero.”

La fotografía es nítida y llena de colores con un tono más bien terroso: marrones, rojos, grises. El sudor brilla sobre las pieles de los personajes. Esto contribuye a crear la apariencia “sucia” y descarnada de la película. Sin embargo, en la sección inicial, que toma lugar en los años 60, se usan tonos algo más cálidos, como naranja, para evocar una sensación de nostalgia. La falta de actores profesionales de raza negra disponibles para la realización del film, así como el deseo de lograr una mayor autenticidad, llevaron a Meirelles a usar “actores naturales”, es decir, muchachos escogidos de entre los habitantes de las favelas. Los resultados son muy bien logrados, particularmente en el caso de Leandro Firmino y Alexandre Rodrigues, quienes interpretan al psicótico traficante Ze Pequeno y al simpático protagonista (y narrador) Buscapé, respectivamente.

ze pequeno

“Dadinho é o caralho, meu nome agora é Zé Pequeno, porra!”

El abandono por parte del gobierno, al que solo le importa deshacerse de la gente desposeída, la completa ineficiencia y corrupción de la policía, la falta de oportunidades laborales, el prejuicio por parte del resto de la sociedad hacia los menos favorecidos, y el grado de salvajismo y deshumanización en el que estos incurren (porque no se les retrata como víctimas inocentes, en lo absoluto) al envolverse en actividades criminales como asaltos y narcotráfico son los principales factores que crean una grave problemática social de marginalización.

Cidade de Deus la presenta de manera cruda y directa (aunque algo exagerada para efectos del drama, pero aún así basada en hechos reales), sin sermonear ni desgastarse en tediosos discursos morales. A algunos podrá molestarles el hecho de que no tome una posición definida ante el asunto, así como su carácter marcadamente estilizado, pero considero que la película logra un adecuado balance entre las cuestiones de forma y la exposición de la temática de fondo. Su reputación como una de las mejores películas de la década del 2000 es completamente merecida.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s