Suspiria

Suspiria (1977)

La bailarina estadounidense Suzy Bannion llega a la prestigiosa academia Tanz, en la que extrañas cosas empiezan a ocurrir. Una de las antiguas estudiantes de la academia, Pat Hingle, sabía que algo sospechoso se ocultaba tras sus muros, por lo que fue expulsada, y terminó muriendo de manera misteriosa poco después. Es por ello que Suzy, con la ayuda de su amiga Sarah, deciden investigar el asunto, sin saber que las directivas de la escuela ocultan un perturbador secreto.

Reputada cinta de horror que enfatiza los aspectos visuales y sonoros para crear una especie de sueño febril. Para servir a este fin, el guión mezcla elementos de horror y fantasía, deliberadamente dejando de lado la lógica y la coherencia narrativa. Las situaciones de la película son casi que una serie de viñetas entrelazadas por la más básica de las tramas. Suspiria es ante todo un ejercicio de estilo que busca estimular los sentidos, más que contar una historia. Con todo, sus particularidades estilísticas son dignas de estudio y análisis.

suspiria muertes
La película tiene elementos expresionistas, que se ponen de manifiesto en los elaborados sets, que usan elementos del Art Nouveau, figuras geométricas, colores intensos, y juegos entre luces y sombras pronunciadas.

Directores como Mario Bava previamente habían explorado las posibilidades que tenía el color para aumentar la sensación de irrealismo de sus cintas de terror. Previamente, los directores del expresionismo alemán habían realizado un experimento similar, pero con la luz y la sombra, ya que no podían filmar a color. Argento se apropia de estas maneras de utilizar la luz y el color, y las lleva al extremo, siendo influenciado por los colores de Blancanieves de Disney. En Suspiria prevalecen los colores primarios, en particular el rojo. El director de fotografía, Luciano Tovoli, en lugar de utilizar los tradicionales filtros de gel, hizo pasar la luz de los focos a través de papel de seda o terciopelo coloreados, para darle mayor intensidad a los colores. El toque final para lograr los colores de la película fue el de pasarla por el proceso de transferencia de tinta de Technicolor.

suspiria interior academia
Varias escenas usan lentes anamórficas, que hacen ver a las figuras en pantalla más estiradas y deformadas. El diseño de los sets y los decorados es ornamentado hasta el límite, lleno de detalles curiosos, y busca empequeñecer las figuras humanas. Las actrices se ven como niñas dentro de un mundo gigantesco, dándole al entorno de la película la apariencia de un cuento de hadas.

El segundo gran aspecto que causa impresión en Suspiria es el uso del sonido. La música de Goblin es excelente, tanto, que desafortunadamente se abusa de ella. Al final su efecto escalofriante disminuye, porque suena muy constantemente. Causan mayor impresión las escenas en donde hay silencio, y en ellas se genera una tensión mayor que con la música. Por lo demás, el diseño de sonido está muy bien logrado, con los suspiros y lamentos que se oyen de fondo, el horrendo y sibilante sonido de la respiración de la directora de la escuela, y otros sonidos como pasos, o el aullido del viento. El doblaje está bien, aunque hay voces que suenan como italianos haciendo su mejor esfuerzo por pronunciar el inglés.

valli bennett suspiria
Las actrices veteranas Joan Bennett y Alida Valli hacen ver al resto del reparto como unos mediocres (para ser francos, el nivel actoral es irregular) en sus respectivos papeles de Madam Blanc y Miss Tanner, las dos rígidas y estrictas profesoras que esconden sus siniestras actividades bajo la fachada de la escuela.

La plétora de influencias artísticas que inciden sobre el aspecto visual de Suspiria, genera un horror particular, que trabaja más a nivel subconsciente. Los peligros de la película permanecen ocultos todo el tiempo, por lo que el miedo que generan es el de su presencia, una presencia difícil de describir, que puede manifestarse de muchas maneras en el mundo físico, desafiando a la lógica. La trama avanza sin pensarlo, y todas las cosas que ocurren pasan porque sí, porque tienen que pasar para que continúe el desfile de escenarios esquizofrénicos. La sangre y las elaboradas muertes pueden resultar descabelladas, pero más que buscar el realismo, procuran causar impresión.

Suspiria sumerge al espectador en su atmósfera irreal, a través del uso de imágenes, colores, sonidos y música, hasta hostigarlo, sofocarlo, hastiarlo, y es tan efectiva, que ha logrado cosechar una reputación como una de las películas de terror más elegantes y mejor realizadas de todos los tiempos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s