El testamento del doctor Mabuse

Das Testament des Dr. Mabuse (1933)

El Dr. Mabuse vive recluído en un asilo psiquiátrico, escribiendo hojas y hojas llenas de planes macabros, que no parecen tener mucha importancia, hasta que empiezan a suceder en la realidad. El inspector Lohmann debe encontrar a los culpables, para lo cual le servirán 3 personas vinculadas de un modo u otro al Doctor: su psiquiatra, uno de sus secuaces (el cual se halla en un dilema moral, sobre si permanecer en las filas del crimen o huir con la mujer que ama), y un inspector de policía que se ha enloquecido al investigar el caso.

El testamento del Doctor Mabuse tiene muchas similaridades estilísticas con su predecesora inmediata, M, al recurrir a la iluminación en claroscuro y situar la acción en entornos urbanos de apariencia realista. A pesar de esto, retoma brevemente ciertos rasgos expresionistas como la presencia de elementos paranormales (el efecto visual del fantasma de Mabuse, a pesar de su vieja data, es convincente), y un par de decorados con formas irrealistas y/o grotescas, que son introducidos de manera más sutil.

hofmeister expresionismo mabuse
Este es el ejemplo más prominente en toda la cinta, y aparece de manera muy breve en pantalla, siendo utilizado solamente para mostrar la perspectiva distorsionada de la realidad que tiene el enloquecido Hofmeister.

El ritmo acelerado se ajusta a la acción, que, en sus momentos más climácticos, desemboca en persecuciones, grandes explosiones, trampas mortales, y tiroteos. En contraste, las escenas de exposición tienden a recurrir al diálogo, que resulta algo obtuso (en comparación a M). La actuación es algo rígida, pero, dada la época en que fue hecha esta película y su temática de misterio, no resulta inadecuada. Rudolf Klein-Rogge retoma su papel del Dr. Mabuse, que había interpretado en la primera parte de la saga, en 1922, y su actuación es la más memorable, junto con tal vez la de Otto Wernicke como el inspector Lohmann.

fantasma mabuse
Los sesos al descubierto de Mabuse le dan una apariencia todavía más perturbadora.

Más allá de las pretendidas alegorías al Nazismo que algunos (dentro de los que se incluye el mismo Joseph Goebbels) han visto en el film, la influencia del personaje del Doctor Mabuse en el cine posterior no puede ser ignorada. Presentaba, para la época, un tipo nuevo y peligroso de maldad, que no tenía objetivo alguno más que causar el caos porque sí. Cometía crímenes con el único fin de provocar terror entre las masas, e introducir la anarquía y la confusión. El terrorismo llevado al extremo de la inhumanidad, que resquebraja los fundamentos de la sociedad.

A pesar de que la recepción inicial a la película fue algo tibia (en parte debido al turbulento clima político de aquel año en que fue lanzada), y de ciertas limitaciones producto de la época, El Testamento del Doctor Mabuse es un interesante híbrido entre expresionismo mudo y thriller “moderno”, que sigue siendo bastante digerible para audiencias modernas, porque desafortunadamente, su temática sigue tan vigente como nunca.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s